¿Qué nos queda después de una ausencia?